La izquierda que rechazó la eutanasia

La izquierda que rechazó la eutanasia

Artículo publicado en El Debate el 8 de diciembre de 2021 y escrito por Luis Peral. Doctor en Historia. Coordinador del Grupo de Trabajo de Libertad.
Artículo publicado en El Debate el 8 de diciembre de 2021 y escrito por Luis Peral. Doctor en Historia. Coordinador del Grupo de Trabajo de Libertad.

No son santo de mi devoción ni Francisco Largo Caballero ni Federica Montseny.

Largo Caballero fue uno de los responsables de la intentona revolucionaria en Octubre de 1934 contra el Gobierno legítimo de la Segunda República. En 1936 reincidió en su radicalidad antidemocrática, manifestando en “El Socialista” el 28 de Enero de dicho año, ante las elecciones convocadas, que “ganando las derechas tendremos que ir la guerra civil declarada”.

Y, sin embargo, en su libro “Mis recuerdos. Cartas a un amigo” (Ediciones Unidas, México D.F., 1976, página 317), Largo Caballero afirmó: “El nacionalsocialismo dio más importancia a las cosas que a los hombres; consideró que éstos eran un obstáculo para su prosperidad material cuando estaban viejos e inútiles para el trabajo y debían desaparecer. Era la mentalidad del salvaje que mataba a los niños y a los ancianos porque estorbaban. Eso, aunque se tengan muchos museos y bibliotecas, es de salvajes”.

Federica Montseny, anarquista de la CNT, Ministra de Sanidad y Asistencia Social (Noviembre 1936 – Mayo 1937) en el Gobierno presidido por Largo Caballero, preparó un decreto para regular el aborto, semejante al que se había aprobado en Cataluña en Agosto de 1936, pero la iniciativa no prosperó ante la oposición de una parte del Gobierno.

Y, sin embargo, Federica Montseny- en su conferencia sobre “Mi experiencia en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social” el 6 de Junio de 1937, en el Teatro Apolo de Valencia – opuso a la eugenesia una sociedad proteccionista inspirada en los valores cristianos. Fueron éstas sus palabras: “Los hombres que la guerra dejaría inválidos; los hombres que la guerra había dejado ya inválidos; los que había dejado inválidos el trabajo; los hombres, las mujeres y los niños que la Sociedad colocaba en situación de inferioridad por debilidad física, por insuficiencia mental, por desgracias naturales, por lo que fuere, habían de ser reincorporados a la vida, no reduciéndolos a la simple condición de animales a los que se asegura la subsistencia física. Había que coger a esos seres, y había que dotarlos de alma, reeducarles las conciencia y devolverles a la esperanza y a la vida…O aplicábamos la idea de Nietzsche y matábamos sin piedad a todos los que no eran fuertes, o habíamos de aunar el sentimiento piadoso de la vida, el sentimiento de la interpretación cristiana de la vida, a esta concepción de la restitución social a todos los que eran víctimas de la Sociedad en su salud mental o en su salud física”.

La eugenesia tenía defensores en los años treinta en varios países occidentales, y no sólo en la Alemania nazi, pero tanto Largo Caballero como Federica Montseny hicieron honor en este asunto al compromiso histórico de la izquierda en defensa de los más débiles. Algo muy distinto de la izquierda española actual que, con reiteración digna de mejor causa, ha porfiado hasta conseguir que la mayoría parlamentaria Frankestein aprobase una Ley de eutanasia, hoy recurrida ante el Tribunal Constitucional, del que se espera una mayor diligencia que la mostrada en la Ley del aborto.

Ahora España se enfrenta a un reto ante el que se debe conocer la realidad existente en países que en su día aprobaron leyes sobre eutanasia: presiones sobre personas discapacitadas o vulnerables, eutanasias no solicitadas por el enfermo (el 32% en Bélgica en 2005) o no comunicadas oficialmente (el 20% en Holanda en 2005), pérdida de confianza de los enfermos en sus médicos…Una “pendiente resbaladiza” que no podemos ignorar.

Mientras muchos ciudadanos carecen todavía en España de un acceso a los cuidados paliativos, se ha promovido desde la izquierda y desde algunos pretendidos liberales una regulación de la eutanasia cuyos efectos pronto lamentaremos, si no lo remedia el Tribunal Constitucional, incluyendo los conflictos que se pueden generar en el interior de las familias.

En todo caso, y aquí las Comunidades Autónomas tienen un papel fundamental, debemos defender sin fisuras el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios, del personal de servicios auxiliares y de los centros médicos, sin que pueda producirse discriminación alguna en la contratación de dichos centros con las administraciones públicas ni en la situación laboral o en el derecho a la intimidad de las citadas personas 

Como ya proclamaron, con distintas palabras, Largo Caballero y Federica Montseny, hay que recordar hoy en día que todo ser humano tiene dignidad por el mero hecho de serlo y no necesita que se venda su eutanasia como una muerte digna.

Te puede interesar

Vida

3MXE: Isidro Catela

3MXE: Isidro Catela

Vida

El aborto, el gran debate americano

El aborto, el gran debate americano

Vida

Convocatoria de Manifestación por la vida y la dignidad | 26 de junio 12h – Madrid

Convocatoria de Manifestación por la vida y la dignidad | 26 de junio 12h – Madrid