Jesús es Vida

Jesús es Vida

Josep Miró – Coordinador Grupo de Trabajo Defensa de la Vida

Dios podía haberse hecho presente en la historia de diversas formas. Fiel a su Alianza, eligió hacerlo en el pueblo de Israel y, de acuerdo con lo anunciado por sus profetas, y en este contexto, escogió nacer de mujer, la Virgen Maria, y crecer y vivir en el seno de una familia, sin ninguna significación exterior durante la mayor parte de su vida. Después vino su predicación, que tiene como elementos centrales el Sermón de la Montaña y las Bienaventuranzas, palabra pura de Dios según Romano Guardini, y su afirmación como Señor del sábado, es decir como legitimador de una nueva Torá en su propia persona, como explica Benedicto XVI en “Jesús”, que no substituye a la antigua, sino que la perfecciona”. Después vendrá el prendimiento, la muerte en cruz, el descenso a los infiernos, y la culminación del hecho cristiano con su Resurrección, la constitución de la Iglesia, el Pentecostés y su Gloria.

Todo este apretado proceso que ha transformado radicalmente a la humanidad duró solo unos tres años. No hubo guerras, ni conquistas territoriales, ni destrucción, más allá del propio Jesús como víctima. Jesucristo conquistó el Mundo mediante el amor, como reflexionaba Napoleón, del que ahora se cumple el bicentenario, en el terrible exilio de Santa Helena. Una meditación que le llevó a morir como católico, algo nada fácil en un territorio, que no por lejano, escapaba al control de Gran Bretaña y su exclusión católica.

Y toda esta radical transformación empezó con la vida de un niño, que es lo que recuerda el Belén. En su principio, Dios situó una familia y la vida, que tiene ya su contra relato con la muerte de los Santos Inocentes. Navidad conmemora esto: el nacer. Es la “Nativitas” latina que proviene del verbo «nascor» (nacer), de raíz indoeuropea. Dios en su ejemplo, muestra claramente el camino a la humanidad. Seguirlo significa empezar asumiendo el derecho irrenunciable de todo ser humano a acceder al desarrollo de la vida que entraña la condición sagrada del nacimiento. Navidad es recodar al niño, que es Dios encarnado en la historia y por extensión la sacralidad del nacimiento, de todo nacimiento. No es extraño que los que proscriben el derecho a nacer, coincidan con quienes, a su vez, cancelan el belén, lo sustituyen por “paisajes de invierno”, o lo destruyen, como viene haciendo con constancia entomológica Ada Colau en Barcelona.

La Navidad es Jesús y Él es la vida.

Te puede interesar

Vida

3MXE: Isidro Catela

3MXE: Isidro Catela

Vida

El aborto, el gran debate americano

El aborto, el gran debate americano

Vida

Convocatoria de Manifestación por la vida y la dignidad | 26 de junio 12h – Madrid

Convocatoria de Manifestación por la vida y la dignidad | 26 de junio 12h – Madrid